Canal RSS

Archivo de la etiqueta: libros

No, gracias

Publicado en
Ya, me voy a comportar. Voy a ser una mujer ‘normal’ y comportarme como corresponde a mi edad. Entonces, me limitaré a mis obligaciones de oficina, a comprar vívires para la casa, a pagar mis cuentas y deudas (que no es lo mismo) y después lamentarme por no ganar más. Escucharé pura música para adulto contemporaneo y mis estaciones favoritas serán Estéreo Joya y Amor (las de noticias de por si han estado de ‘cajón’ en mi vida). Ah, y me haré fan del programa de Maxine Woodside (y fan de clóset de Alex Kaffie y Gusano Amorfo, digo, Gustavo Adolfo).

Les presento a mis nuevo ídolos. Adiós al René, Sergio y el Su Majestad satánica El Yorch.

Además, saldré los fines de semana en las noches a bares y restaurantes en la Condesa, Polanco, la Roma o ya de perdida la Del Valle con mis amigos: oficinistas igual de aburridos y frustrados que yo.

Dejaré mis chaquetas mentales al lado para ser políticamente correcta. Hablaré de temas que sólo sean interesantes en la realidad actual de nuestros país. No más hablar de las series geeks que veo o las películas con las que me divierto; fuera de mi vida los gadgets que tanto me apasionan, los videojuegos que he jugado, la música con la que despierto. Odiaré los Office Depot porque me quitan tiempo importante de ejercicio intelectual. No leeré más manga (como cómics para mi), no veré más ánime ni caricaturas. Adiós a mi colección de plumas y libretas, ah… y las Hello kittys serán vendidas.

Mis novelas de Sidney Sheldon, la colección de Harry Potter, El Señor de los Anillos y ese librillo español de Naoko Takeuchi y Sailor Moon que conseguí en una convención serán reemplazadas por novelas de Paco Ignacio Taibo, los libros de Monsivais o la Loaeza y aderezaré el asunto con unos de Paulo Coehlo, Deepak Chopra y unos cuantos del Dr. Abel Cruz (por aquello de lo ‘natural’). Toooodas mis revistas: Conozca más, National Geographic, Cinemanía, Cine Premiere, Switch (viejitas), PC Magazine, Muy interesante y similares serán alfombrita para la jaula de los pajaritos de mi mamá. Hola, Quién, Vanidades, TVnotas y TVynovelas adornarán mi librero.

Para qué compro cochinadas como esta (la mia está en español con el mismo prólogo) si no adorna Niurka la portada.

Cortaré mi cabello como señora treintona… jaja, no, en eso ya me adelanté; mi maquillaje se volverá dramático, me haré un buen ‘permanente’ que levantaré todos los días con mucha laca y adornaré mis brazos, cuello y orejitas con elaborados adornos de oro (o por lo menos de chapa) como ídolo Azteca. O sea que dejaré mi colección de aretes de plata y demás que eran la envidia de mis antiguas compañeras de trabajo. Mis pulseras de colores… ni hablar, serán de mi prima. ¿Qué haré con mi iPod nano rosa? Oh, Dios… pierdo mi esencia.

Vean que bonito mi iPod. Ok, este no es el mio, pero pues, es igual, básicamente.

Seré toda una ñora treintona (aunque siga sin ser ‘ñora’), chismearé los últimos acontecimientos de la oficina (oops, creo que eso sí lo hago), presumiré mi última bolsa Gucci o Tous comprada en 100 pesos ahí en 5 de febrero afuera de la Parisina.

Qué emoción. Me codeo con mujeres de mundo, aquí arriba tienen uno igualito.

Ya después de cambiar mi vida, por favor búsquenme debajo de las vías del metro. Escogeré la estación Etiopía (ahora Etiopía-Plaza de la Transparencia… ¡puaj!) porque significa mucho para mi (y está cerca de la Del Valle, Goeeeeei).

Ahí nos vemos

De propósitos.

Publicado en

Y ahí me tienen en mi FB haciendo como que hago algo pero realmente no hago nada. Cuándo me di cuenta ya tenía varios de mis propósitos. Últimamente me ha dado por pensar que el año que empieza no tiene nada de diferente al que acaba. Es un día cómo cualquier otro. De hecho, me gané el mote de “amargada” por decirlo. Gracias ‘Ma.

Pero el caso es este: sí, para mi sigue siendo el 31 igual que el 1.  Pero la sensación es un tanto distinta. Tengo la impresión de que tengo TODA la vida por delante, cuándo ayer era lo mismo ¿verdad? ¿¡VERDAD!?.  Siento cómo si en este momento fuera capaz de hacer todo, TODO.

No voy a poner una lista de todo lo que pretendo hacer (no acabaría). Pero sí sé qué quiero dejar bien claro:

  • Necesito aprender. Lo que sea. Entender. Abrir mi mente a nuevos conocimientos, a diferentes opiniones y percepciones. Necesito volverme preguntona, necesito dudar.
  • La fuerza de voluntad y la disciplina no pueden fallar. Ya lo dije, si no ni me molesto en terminar el año.
  • Pensar en mi. Suena egoista ¿no? Pero sigo creyendo que no hay nada más cierto ni necesario. Ser egoista. Dejar de pensar en “que dirán”, “¿Y si se entera mi mamá/papá/familia?”. Mejor dejar que piensen lo que quieran. Nunca van a estar conformes.
  • También necesito leer. MUCHO. Dejé de hacerlo cuándo empece a trabajar. Llámenlo flojera, decidia, cansancio. Es lo mismo. No leí casi nada. Y me refiero a libros, no revistas (no TVynovelas, ni TVnotas, ni Hola!, ni nada por el estilo, hasta eso, soy mas educadita), ni blogs, ni páginas de tecnología, periódicos en linea. Nada de eso cuenta aunque sea lo que hago todos los días. Necesito libros de verdad. De hecho, tengo sed, sed de lectura. Una vez que se tiene la costumbre difícilmente se olvida.

Los demás propósitos son demasiado personales, pero de cierta manera, ya están incluidos en los que acabo de escribir. FELIZ AÑO A MI.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 83 seguidores